El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis de Castro, ha autorizado la concesión al exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, que cumple condena en la prisión madrileña de Soto del Real por las tarjetas black desde finales de octubre de 2018, de dos permisos de salida de seis días cada uno, según ha podido saber EL PAÍS.

La decisión del juez se produce después de que la Junta de Tratamiento —órgano interno de las cárceles que propone la concesión o no de beneficios penitenciarios a los reclusos— hiciera una propuesta en este sentido tras valorar el buen comportamiento de Rato en prisión

Rato cumplió a finales del año pasado una cuarta parte de su condena, que fue de cuatro años y seis meses. Al estar clasificado en segundo grado penitenciario, el que fuera también presidente de Bankia puede solicitar hasta 36 días al año de permiso, repartidos en 18 días cada semestre. Ninguno de esos permisos puede superar los siete días de duración, según determina el Reglamento Penitenciario.

Rato es el único de los condenados por las tarjetas black que ingresaron en prisión que permanece en régimen cerrado. Los otros 14 obtuvieron hace meses de modo gradual el tercer grado o semilibertad

Como requisito para obtener un permiso figura la «buena conducta» y «un pronóstico favorable de reinserción». La Junta de Tratamiento también valora si hay riesgo de fuga o de que el preso pueda volver a delinquir. El objetivo final de estas salidas es preparar al interno para su futura vida en libertad.

Rato está pendiente de la sentencia del juicio por la salida a Bolsa de Bankia y de la investigación que tiene abierta el juzgado de Instrucción número 31 de Madrid desde 2015 para conocer el origen de su fortuna. 

Fuente: El País