El grupo alemán FTI, el mayor propietario de hoteles en Canarias, con 27 establecimientos de la marca Meeting Point Hotels , ha anunciado esta tarde que los cierra todos hasta el próximo verano. «Tras el decreto que declara el estado de alarma en España, y ante el cierre del espacio aéreo español, MP Hotels se ve obligado a cerrar las puertas de sus establecimientos en Canarias hasta el próximo verano de 2020, en una muestra de su compromiso con la sociedad. De igual forma, queremos comunicar que los clientes que tuvieran una reserva en marcha pueden modificar las fechas para seguir disfrutando de una estancia sin igual cuando esta situación forme parte del pasado», asegura la compañía en un comunicado. De esta manera, la intención de la compañía es volver a abrir todos los inmuebles en el inicio de la temporada alta. «En caso de que la crisis generada por el Covid19 no haya remitido en dicho momento, informaremos con la antelación debida la nueva fecha de apertura».

MÁS INFORMACIÓN

De los 27 hoteles que estaban operativos hasta hoy, 12 están en Fuerteventura, ocho en Gran Canaria, cuatro en Lanzarote y tres en Tenerife. Además, la crisis del coronavirus le ha pillado al grupo en plena construcción de uno de sus proyectos icónicos. Se trata del hotel Labranda Stella Canaris, un resort de seis hoteles y 1.800 habitaciones, que estará situado en Fuerteventura. «Se trata del mayor ecoresort de Europa, que podrá dar cabida a 4.000 personas a la vez», subrayó Juan José Calvo, consejero delegado de Meeting Point Hotels durante la presentación del proyecto hace dos meses, donde recalcó que la inversión prevista es de 120 millones para la construcción de dos hoteles de cinco estrellas y cuatro de cuatro estrellas.

El objetivo del turoperador alemán pasa por duplicar su cartera de hoteles global en un periodo que oscilará entre dos o cinco años, para pasar de los 70 que tiene en la actualidad a 140 o 160 al final del periodo fijado. Un requisito imprescindible será la recuperación de la conectividad aérea de Canarias, seriamente golpeada por la quiebra del turoperador británico Thomas Cook, en septiembre de 2019, y de la aerolínea alemana Germania en febrero de 2019. La combinación de ambas desapariciones supuso el aislamiento aéreo de Fuerteventura, donde tiene 12 hoteles, ya que se perdieron 12 vuelos y 1.400 pasajeros diarios en relación con las cifras de 2018.

Fuente: Cinco Días