El Gobierno quiere usar la vía de urgencia para la Ley de Igualdad Salarial

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El Gobierno quiere usar la vía de urgencia para la Ley de Igualdad Salarial

“No es verdad que el tiempo conseguirá los cambios. No vamos a dejar la igualdad al curso natural de las cosas. Hemos de tomar decisiones bastante contundentes”. Así se ha pronunciado esta mañana la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en el Forbes Summit Women, que se celebra este martes en Madrid. Por eso ha adelantado que el Ejecutivo se plantea utilizar la vía de urgencia para que la Ley de Igualdad Salarial vea la luz lo antes posible. La vicepresidenta asegura que hay que avanzar con más rapidez en materia de igualdad y para ello hay que hacer obligatorias las cuotas en los consejos de administración, una medida en la que el grupo del Gobierno trabajaba ya desde la oposición y que en julio anunció que tenía pensado llevar adelante.

MÁS INFORMACIÓN

En esa ley se incluye la obligatoriedad de las cuotas de género en los consejos de administración de las empresas. “Daremos un periodo transitorio para que las empresas se adapten”, ha dicho Calvo, para quien es una buena noticia que España se incorpore al grupo de países que han avanzado más rápido gracias a la obligatoriedad de las cuotas en los puestos de dirección. El caso de Alemania y Francia. “Necesitamos que la calidad de nuestros derechos sea la misma que la de los varones. Es por justicia y por eficiencia empresarial”, ha señalado Carmen Calvo.

Carmen Calvo ha recordado que en España ya hay una ley de este tipo para impulsar la presencia de las mujeres en los consejos, pero que “invita y no obliga” a las empresas a exigir la presencia femenina en los lugares de poder y liderazgo. Mientras, ha señalado, en Estados Unidos, California acaba de aprobar la obligación de que las cotizadas cuenten al menos con una mujer en sus consejos.

El Gobierno de Pedro Sánchez ya anunció en julio su intención de que los consejos de administración sean paritarios a partir de 2023. “Otros países de Europa van más rápido y toman decisiones obligatorias para que la presencia de hombres y mujeres en sus consejos de administración se cumpla”, argumentó Calvo en la clausura de la segunda edición del programa Women to Watch de PwC. Esa norma era parte de la “Proposición de Ley para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación”, que el Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados registró el pasado mes de marzo. En ella proponía que en los cuatro primeros años de aplicación de la legislación entren en vigor cuotas obligatorias de participación de las mujeres en los comités y consejos de dirección.

Europa avanza en las cuotas obligatorias

En Europa hay países ya partidarios de introducir una cuota obligatoria para que la presencia de mujeres en los consejos de administración de las compañías cotizadas aumente y hay otros que solamente la recomiendan. Aunque la balanza se inclina más cada día hacia los primeros. En Noruega, país que se pone como modelo en materia de igualdad pues fue el precursor en introducirlas, tuvieron que pasar 10 años para que la cuota pasase de consejo a exigencia y se lograsen los objetivos. Más recientemente, Italia, Alemania y Francia han optado por introducir este sistema, “la cuota rosa”, se llama en Italia. También Bélgica lo implantó hace tres años e incluye no sólo a grandes empresas sino también a pymes y en Grecia existe, pero únicamente afecta a las sociedades públicas. Austria está tramitando una normativa que regulará el sistema de cuotas y Portugal y Eslovenia lo están pensando.

Entre los países que no disponen de la obligación y actúan únicamente con recomendaciones, figuran España, Finlandia, Dinamarca y Suecia, Estado que amenaza con imponer un porcentaje de mujeres en los consejos si en 2020 la cifra de administradoras no ha llegado al 35%. Es lo que hizo Reino Unido, sin llegar a exigirlo, antes de que el Gobierno liderara la creación de una plataforma público-privada encargada de realizar el seguimiento de la paridad en las empresas cotizadas a través de informes. Como las compañías no querían salir mal en la foto, las disfunciones se han ido corrigiendo.

Fuente: El País

2018-10-02T09:09:51+00:00