El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha presentado la reforma de la ley de la cadena alimentaria, y que entre otras medidas incluye la «desaparición de la venta a pérdidas en los cuatro eslabones que la componen» [productores, transformadores, comercializadores,y distribuidores], según ha afirmado el propio Planas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Este ha especificado que ninguno de esos cuatro eslabones podrá vender los productos «por debajo de lo que ha costado producirlo u obtenerlo», con excepción de ciertos productos perecederos que, por su pronta caducidad, podrán ser vendidos a un precio inferior para evitar el despilfarro alimentario.

«Nunca se podrá imputar al vendedor aquel precio por el que el siguiente eslabón de la cadena comercializa un producto», ha ahondado Planas, que ha subrayado que esta medida, una de las más reclamadas por parte del campo, «supone prohibir la destrucción de valor en cada elemento de la cadena».

Otra de las medidas que incluirá la reforma de la ley será la obligación de reflejar en los contratos los costes de producción en los que incurran agricultores o ganaderos para que la venta de sus productos a la industria o a las cadenas de distribución nunca esté por debajo de esos gastos. Además, la inexistencia de contratos escritos entre las partes será considerada una falta grave que además será pública. 

Planas también ha asegurado que el real decreto presentado hoy prohibirá las «promociones comerciales de carácter engañoso». Planas ha puesto un ejemplo concreto: «Aquellas ofertas que regalan una botella de aceite por la compra de dos botellas de detergente. Eso es una devaluación del producto y del trabajo que no se puede permitir. Estas prácticas quedarán prohibidas», ha remarcado.

«Estas y otras medidas son una respuesta directa a algunas de las reivindicaciones fundamentales de agricultores y ganaderos y significan un refuerzo de su posición negociadora de los pequeños, así como un reequilibrio de la cadena y una mayor transparencia», ha asegurado Luis Planas.

Fuente: Cinco Días