El Gobierno francés pide que Renault quite a Ghosn de la presidencia tras su detención

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El Gobierno francés pide que Renault quite a Ghosn de la presidencia tras su detención

El Gobierno francés ha pedido este martes el relevo de Carlos Ghosn como director ejecutivo del fabricante de coches Renault, después de que las japonesas Nissan y Mitsubishi, las dos otras marcas del grupo, anunciasen que en los próximos días le despojarán de sus cargos. Ghosn fue detenido este lunes en Japón, acusado de ocultar dinero al fisco y de uso indebido de fondos corporativos.

MÁS INFORMACIÓN

 “[Carlos Ghosn] no está en condiciones de dirigir el grupo”, ha declarado a la cadena France Info el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire. “En cambio”, ha añadido, “no pediremos la marcha formal del señor Ghosn del Consejo de Administración, y por una razón simple: no tenemos pruebas y estamos en un Estado de derecho”. El diario Les Échos explica que, en caso de que quede vacante la dirección de Renault, el llamado administrador referente, Philippe Lagayette, ocupa el lugar de forma interina, y el director general adjunto, Thierry Bolloré, se encarga de la gestión de las operaciones.

 Las palabras de Le Maire tienen un peso decisivo en el futuro, ahora incierto, de la alianza que Ghosn creó entre Renault, Nissan y Mitsubishi. El Estado francés es el primer accionista de Renault, que es el primer accionista de Nissan, que a su vez es el primer accionista de Mitsubishi. La caída abrupta del Ghosn —seguramente el hombre de negocios más admirado y detestado de su generación en Francia, su país de adopción aunque es de origen brasileño y libanés— amenaza con deshacer los equilibrios que sostenían al grupo. De momento, obliga al Gobierno francés a buscar una solución que, primero, evite la disgregación del grupo, y segundo, preserve la enorme influencia de Renault y del propio Estado francés en la alianza de los tres fabricantes.

“La marcha del señor Ghosn y lo que ocurre actualmente fragiliza la alianza y la situación de Renault. Razón de más para actuar rápido”, ha dicho Le Maire en France Info. “El Estado, como accionista, será extremadamente vigilante sobre la estabilidad de la alianza y del grupo”, avisó el pasado domingo el presidente de la República, Emmanuel Macron.

Macron y Ghosn han mantenido una relación compleja desde que el actual presidente francés era ministro de Economía y, como tal, se encargaba de la supervisión de Renault. Macron mantuvo un pulso con el directivo por su elevada remuneración y por los derechos de voto del Estado francés —es decir, por su influencia— en la empresa.

En el recurrente debate francés sobre las desigualdades y sobre la crisis industrial, Ghosn aparecía con frecuencia como el ejemplo de todas las disfunciones del capitalismo desenfrenado. Le Monde recordaba este martes la fiesta nupcial, con disfraces de época, que Ghosn celebró en 2016 en el Palacio de Versalles. Ahora Nissan acusa Ghosn de sufragar la fiesta con dinero de la empresa. La caída del Rey Sol, se titula el artículo.

Pisos de lujo y malas prácticas en las finanzas del grupo

Y mientras, aparecen nuevos datos del escándalo conforme avanza la investigación en Japón. Varios medios locales han publicado este martes que una filial de Nissan compró residencias de lujo en cuatro países diferentes de las que Ghosn hacía uso cuando quería, según informa la agencia France Presse.

Además, varias fuentes conocedoras de la investigación han contado a la agencia Reuters que las pesquisas sobre la conducta de Ghosn se extienden a las finanzas de la propia alianza de Renault y Nissan. En concreto, Nissan habría avisado a Renault este lunes de que había evidencias de potenciales malas prácticas en la sociedad holandesa que supervisa las operaciones de la alianza de fabricantes.

Las tres compañías afectadas han continuado sus caídas en Bolsa este martes. Mitsubishi y Nissan han perdido un 6,8% y un 5,4% respectivamente en el parqué de Tokio. Mientras, Renault se ha dejado un 1,19% en el selectivo parisino y el precio de las acciones ha bajado de 59 euros. El pasado viernes cerraron a 64,5.

Fuente: El País

2018-11-20T19:25:11+00:00