El Consejo de Ministros aprobará mañana un real decreto para impulsar el autoconsumo de electricidad, según ha adelantado esta mañana la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en una jornada sobre energías renovables organizada por EL PAÍS y Red Eléctrica de España (REE). Ribera ha adelantado que también aprobará la estrategia contra la pobreza energética.

En declaraciones a la prensa tras inaugurar la jornada, la ministra ha subrayado la importancia de impulsar el autoconsumo, lo que requiere «integrar a nuevos actores de tamaño muy diferente». Esto representa una mejora determinante para el funcionamiento del sistema y facilitará la participación de los particulares. Ribera ha añadido la importancia que tiene integrar las renovables en una red «compleja» con el fin de facilitar la gestión y los elementos administrativos, en concreto los sistemas de compensación, y también a los pequeños generadores vendedores a la red en pequeña escala.

«La capacidad de generar y autoconsumir energía y volcarla a la red es una variable determinante del éxito de este proceso, además de positivo para los precios y para el sistema», ha reseñado Ribera. En ese sentido, se enmarca la posibilidad de que los nuevos actores puedan obtener un balance neto de su consumo. Es decir, el autoconsumidor podrá volcar a la red lo que exceda de sus necesidades y descontarlo de su factura.

El Gobierno ya aprobó el pasado mes de octubre un real decreto ley que, entre otros aspectos, eliminaba el conocido como impuesto al sol establecido por el PP para la energía autoconsumida, y ahora introducirá el marco normativo necesario para su desarrollo. Por su parte, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMV) inidicó entonces que el borrador era un marco «adecuado» para el desarrollo del autoncosumo, aunque propuso la mejora de la definición de qué se entiende por instalaciones próximas y clarificar el mecanismo de compensación simplificada.

En cuanto a la pobreza energética, el objetivo radica en disminuir el número de familias afectadas que, según organizaciones de consumidores, superan los dos millones. Este asunto ha sido una de las constantes de la ministra para la Transición Energética. Esta reforna vendrá a completar las medidas adelantadas que se pusieron en marcha el 1 de enero pasado y que se referían a la aplicación del bono social.

Ampliar la redes

La ministra ha destacado también la necesidad de aumentar la amplitud de las redes eléctricas como elemento coadyuvante para desarrollar las conexiones de las nuevas plantas de energía renovables. A su juicio, hay que pensar también en la capacidad de almacenamiento y eso supone pasar a grandes redes activas e inteligentes de la mano de la digitalización. Ha destacado que con una dependencia del exterior en materia energética del 74% en España, la inversión en la mejora del sistema «es enormemente positiva», no solo para la reducción de emisiones, sino para avanzar en los objetivos del Plan de Energía Clima que ha presentado en Bruselas.

«La transición pasa necesariamente por el impulso al máximo de la eficiencia y en un despliegue masivo de las renovables en todos los sectores, empezando por el eléctrico. De aquí a muy poco tiempo, la dicotomía tradicional de generación renovable contrapuesta con la convencional desaparecerá y solo hablaremos de renovable frente a fósil», ha añadido.

La ministra ha resaltado que España sigue siendo un referente en la instalación de renovables. En este sentido, debido a que considera que España es una «isla energética», el país va a tener que afrontar los retos de integración «antes que otros vecinos del continente, ya que cuentan con una red más amplia y conectada». «En  este proceso no cabe la menor duda de que Red Eléctrica es clave para la penetración de estas alternativas», ha dicho.

Precisamente, el presidnete de esta empresa, Jordi Sevilla, ha resaltado en el mismo evento que el sistema, «que no va a aser como el actual», necesita una serie de transformaciones. Para que el plan entregado en Bruselas sea un éxito es preciso que se lleven a cabo actuaciones en materia de interconexiones («tendremos que revisitar las conexiones con el Norte de África»), el almacenamiento de la energía, la ampliación de la red y la aplicación de la inteligencia artificial en su evolución, como elemento indispensable para que la red llegue a las nuevas instalaciones y mejore la gestión, así como la simplificación de los trámites administrativos.

Fuente: El País