Malos tiempos para la economía global. Desde abril del año pasado, en cada una de las revisiones que hace de sus previsiones de crecimiento el Fondo Monetario Internacional (FMI) se ve obligado a rebajarlas. Así, ya se ha acostumbrado a dar malas noticias cuatro veces al año. Esta ocasión no ha sido distinta. El panorama que ofrece la actualización de las perspectivas publicadas el martes es un poquito más sombrío del conocido hasta ahora: más aranceles, más incertidumbre y más tensiones geopolíticas. Todo ello se traduce en un crecimiento ligeramente inferior.

MÁS INFORMACIÓN

El mundo crecerá un 3,2% este año. Y un 3,5%el próximo. Se trata, en ambos casos, de una décima menos de lo que el propio Fondo preveía en abril. Sigue sorprendiendo, sin embargo, la resistencia de España. Su crecimiento sigue en cabeza de los países desarrollados: 2,3% en 2019 y 1,9% en 2020. Entre las grandes economías avanzadas, solo Estados Unidos va a crecer más este año. Y además la cuarta economía del euro araña dos décimas más respecto al porcentaje que el FMI preveía hace tres meses. Es la segunda mayor mejoría en las previsiones entre el grupo de los grandes países occidentales, solo superado de nuevo por EE UU.

El FMI revisa al alza la previsión de crecimiento de España pese al frenazo de la economía global

La “modesta” revisión a la baja se basa, según dijo la economista jefa del Fondo, Gita Gopinath en que las sorpresas negativas para los países en vías de desarrollo superaron las sorpresas positivas de algunas economías avanzadas, como EE UU, España o el Reino Unido. Sobre este último país, Gopinath alertó de que la probabilidad de un Brexit sin acuerdo ha aumentado en los últimos meses. La economista no lo mencionó, pero este riesgo amenaza con hacerse más grande con el anuncio el mismo martes de que Boris Johnson será el nuevo líder conservador y primer ministro británico.

El texto que acaba de publicar el FMI va directo al a grano. “El crecimiento mundial sigue siendo moderado. Desde abril, EE UU ha incrementado aún más los aranceles sobre ciertas importaciones chinas y China ha respondido elevando los aranceles de un subconjunto de importaciones de EE UU. No se ha disipado la incertidumbre relacionada con el Brexit y las crecientes tensiones geopolíticas han alterado los precios de la energía”, comienza el texto.

Fuente: El País