El Banco de España confirmó ayer que el euríbor, el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, continuó acumulando mínimos históricos y cerró diciembre en el -0,19%, frente al -0,189% registrado en agosto.

El índice comenzó diciembre en el -0,188% y profundizó su descenso hasta el día 19 del mes, cuando registró un -0,194% y a partir de entonces revirtió su tendencia. Finalmente, terminó con una media del -0,19%, lo que permitirá abaratar las hipotecas medias a las que toque revisión en unos 70 euros anuales. Con estos valores, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de euríbor más un punto porcentual a las que les toque revisión tendrán una rebaja de unos 70 euros en su cuota anual o, lo que es lo mismo, de 5,84 euros al mes.

El euríbor se adentró en febrero de 2016 en terreno negativo por primera vez en la historia ante la política ultraexpansiva del Banco Central Europeo (BCE) para apuntalar la recuperación en la zona euro, recuerda Europa Press. Con el dato de diciembre, el índice alcanza su vigesimotercer mes consecutivo por debajo del 0%, con caídas que se agudizaron durante septiembre, octubre y noviembre.

Los datos correspondientes a diciembre muestran también un descenso, hasta el -0,19%, del míbor, el tipo interbancario a un año que servía de referencia oficial del mercado hipotecario para las operaciones realizadas con anterioridad al 1 de enero de 2000. Los analistas no esperan subidas del índice, al menos a corto plazo.

MÁS INFORMACIÓN

«No hay reducción de estímulos»

Esta nueva caída del euríbor, se explica según el analista de XTB Rodrigo García, porque el Banco Central Europeo (BCE) no ha reducido sus estímulos minoritarios a la economía, sino que los incrementa a menor ritmo. Para el experto, que el programa de compra de activos pase desde los 60.000 millones de euros actuales a 30.000 millones a partir de enero de 2018 «no significa una reducción de estímulos», sino «todo lo contrario», ya que se sigue ampliando la oferta monetaria.

«Teniendo como precedente las actuaciones del BCE, siempre marcadas por la prudencia, parece un tanto disparatado ver en los próximos meses un escenario de estímulos cero, por tanto, nuestra expectativa para el euribor sigue siendo bajista», explica García, que no espera «demasiados cambios» en la situación del índice ante 2018. De este modo, apunta que los mayores beneficiados del actual contexto seguirán siendo los prestatarios, tanto los potenciales como los actuales que cuentan con derecho a revisión, ya que se financiarán «cada vez más barato».

Fuente: El País