El mercado laboral se resiste a frenar con claridad. Marzo podía haber confirmado que la desaceleración golpeaba al empleo. A priori, tenía un ingrediente claro para eso: la Semana Santa cae este año muy entrado abril y eso alejaba las muchas contrataciones que suelen traer aparejadas estos días festivos. Pero la afiliación a la Seguridad Social, uno de los medidores más fiables del empleo, ganó 155.104 cotizantes, el tercer mejor dato de la serie estadística, y ha elevado la cifra total de afiliados a 19.043.576, desde agosto de 2008 no había tantos ocupados inscritos en el instituto previsor. También el dato de paro registrado fue positivo, bajó en 33.954 demandantes, aunque fue la menor caída en un marzo desde 2014.

Afiliacion a la Seguridad Social

En marzo el mercado laboral volvió a acelerar. No mucho. Pero lo suficiente para dejar cortos los pronósticos de creación de empleo de un mes que suele ser bueno para el mercado laboral. Los 155.104 afiliados más superaron la previsión de servicios de estudios como los de BBVA o de Asempleo, la patronal de las grandes empresas de trabajo temporal. Como la Semana Santa cae a mitad de este mes, se pensaba que no se beneficiaría de las contrataciones que suele conllevar en ramas como la Hostelería.

Al contrario que la afiliación, la otra cara del mercado laboral tuvo un peor comportamiento. El paro registrado bajó en casi 34.000 demandantes, la menor desde 2014. En este caso, la sorpresa fue negativa, resalta BBVA Research, que esperaba una caída de 43.000 desempleados.

Paro registrado marzo 2019

Finalmente, no ha sido así, precisamente esta actividad, tan ligada al turismo y a la Semana Santa, fue la que lideró el aumento de afiliaciones con casi 61.000 más entre asalariados y autónomos. Le siguió la construcción, con 17.691 cotizantes más. Esta rama suele despegar con la llegada del buen tiempo. No obstante, el empleo creció en todas las actividades excepto en la agricultura, que perdió 8.205 trabajadores, tras el final de la campaña de la aceituna en Jaén.

Este comportamiento ha permitido acelerar ligeramente en creación de empleo tras dos trimestres de cierto freno. Comparado con marzo de 2018, el mes pasado había un 2,93% más de ocupados cotizando. En enero y febrero este porcentaje había bajado. En marzo esta tendencia se detuvo al aumentar el dato en unas centésimas y prolonga el alto ritmo de creación de empleo que ya acumula más de cuatro años ganando afiliados en torno al 3%. Si se mantiene este rumbo, es probable que en los próximos meses España supere su máximo histórico de afiliados marcado en julio de 2007.

Sí que se ha superado ya ese máximo histórico entre las mujeres, las 8,84 millones de afiliadas, superan la cifra de diciembre pasado. La incorporación de mujeres al mercado de trabajo es una tendencia de fondo que apenas se interrumpió en algunos momentos de la doble recesión y la crisis. En consonancia con esto, ya hace varios años que se supera reiteradamente ese listón.

La nota negativa de marzo hay que buscarla en la contratación indefinida. Ya en febrero hubo menos contratos fijos que en el mismo mes del año anterior. Ahora en marzo la caída es mayor, al llegar al 7%. A pesar de este retroceso el empuje de los contratos temporales ha provocado que siga aumentando la contratación en conjunto. Los 5,14 millones de contratos hasta marzo suponen un incremento de casi el 4% en el primer trimestre del año.

Fuente: El País