El Corte Inglés continúa siendo uno de los grandes empleadores de España. En el ejercicio fiscal concluido el pasado 28 de febrero, su plantilla media ascendió al equivalente a 79.976 personas a tiempo completo, un 0,7% menos que a cierre del mismo mes de 2017, cuando sumó 80.565. A cierre de ejercicio, el otro dato que facilita el grupo, la plantilla fue de 90.004 personas, 1.245 menos que al cierre del anterior año fiscal.

La plantilla del grupo se ha reducido considerablemente desde los máximos que alcanzó justo antes de la crisis, pero por primera vez desde entonces cae por debajo del listón de los 80.000 empleados (medidos como empleos a jornada completa).

Pese al escueto descenso de 2018, el gasto en personal creció en 2018, también de manera muy leve, un 0,3%, hasta los 2.567,1 millones de euros.

Menos directivos

En cuanto a la distribución por categorías, el número de los directivos y gerentes fue el segundo que más descendió. En concreto, un 8,8%, hasta los 124 de media. Pero en este caso, en que no suele haber contratos temporales ni a tiempo parcial, es más representativa incluso la caída de directores y gerentes desde el cierre de un ejercicio al cierre del siguiente. Así medidos, los directivos pasaron de 144 a 129, un recorte del 10,4%. En el caso de los hombres se pasó de 136 a 123 y en el de las mujeres, de 8 a 6, con lo que pasan a representar solo el 4,6% de los altos directivos de la empresa, frente al 5,5% del año anterior.

En el conjunto de la plantilla, las mujeres eran a cierre de año el 64% del total. Una mujer es, con todo, la nueva presidenta del grupo: Marta Álvarez.

La categoría que más fuerza laboral perdió fue la de “personal base”, que pasó de 10.741 a 9.614 empleados de media. La cantidad de mandos intermedios y coordinadores creció un 1%, hasta 11.399, y la de técnicos, un 11,8%, hasta 5.535. El apartado que incluye a los “profesionales” decreció un 0,3%, hasta alcanzar los 53.304.

La empresa revela que al cierre del ejercicio el 89% del total de la plantilla tenía un contrato fijo.

La firma explica además que tiene provisionados 30,6 millones de euros por los impactos derivados de los acuerdos de extinción laboral dentro del plan de jubilaciones parciales comunicados al cierre del ejercicio a los empleados con 61 años de edad.

Fuente: Cinco Días