El grupo de restauración Domino’s Pizza anunció ayer una caída de 7,4% en sus ganancias semestrales, hasta los 42,3 millones de libras, debido al impacto generado por perdidas en su mercado internacional. Al mismo tiempo su consejero delegado, David Wild decidió retirarse tras 5 años al mando de la empresa, sin nombrar ningún remplazo para el mismo, informó Reuters.

Con respecto a la retirada de Wild, la compañía señaló a finales de junio que estaba considerando a Andrew Rennie, responsable de los negocios de Domino’s Pizza a nivel europeo, para la posición de consejero delegado. En esta línea, tras el informe de cuentas, la compañía no anunció ningún remplazo y afirmó que ofrecerá información más adelante.

La salida del empresario de 62 años llegó en un momento en el que la cadena aumentó sus pérdidas en sus operaciones en el mercado internacional. Además su intento por negociar con las franquicias en el Reino Unido e Irlanda sobre los términos comerciales retrasó la apertura de nuevos establecimientos y trajo consigo un impacto en sus prácticas operativas, comunicó Wild. Añadió que “la relación con sus franquiciados en Reino Unido e Irlanda es muy importante para el crecimiento sostenible a largo plazo del sistema” por lo que esto supone una “situación compleja” y espera una “resolución para el 2020”. En concreto, la cadena tiene 63 franquicias en Reino Unido y 7 en Irlanda, lo que supone un 39% del total de sus establecimientos.

La empresa atribuyó la bajada de sus beneficios a la debilidad de sus negocios internacionales los cuales están experimentando “grandes pérdidas” en el primer semestre del año, en comparación con el mismo periodo de 2018. En concreto la compañía destacó que “el desempeño de su negocio en el sector internacional es muy desafiante y la visibilidad comercial sigue siendo limitada”. Añadió que las pérdidas más elevadas se dieron en Suecia y Suiza con una “rentabilidad débil” en Noruega.

La cadena prevé un aumento de un 13,13% en su deuda neta para finales de 2019 hasta los 230 millones de libras lo que también tendrá un gran impacto en sus resultados debido a los altos costes de los intereses de la deuda en aumento, añadió la empresa.

En España, la cadena la controla el grupo de restauración Zena Alsea, impulsó su expansión en la península con la apertura de 47 locales en 2018, según datos de la empresa. El grupo mexicano, que ya integró sus operaciones con el Grupo Vips en 2018, también ostenta el control de Foster’s Hollywood, Burger King, Cañas y Tapas y La Vaca. En concreto, en sus últimos resultados publicados en 2017, la división que más tiró del beneficio de la compañía fue la que gestiona los establecimientos Domino’s Pizza, con una ganancia de 13 millones de euros.

Fuente: Cinco Días