La cifra de negocios de Nestlé en España en 2018 alcanzó los 1.926 millones de euros, apenas un 0,04% más que en el ejercicio precedente. La filial española mantuvo estables sus ingresos gracias al buen comportamiento de su negocio de cafés e infusiones, que alcanzaron los 933,2 millones, un 2,95% más. La fabricación de chocolates, sin embargo, cayó un 8,23%, hasta los 313,2 millones. Por su parte, su beneficio neto fue de 101,3 millones, lo que supone una disminución del 11,9%.

La matriz suiza, que adquirió el año pasado por casi 6.000 millones de euros “los derechos perpetuos” para vender los cafés de Starbucks fuera de sus establecimientos, confía en que esta compra impulse las comercializaciones este ejercicio. “Este año va a hacer subir las ventas, claramente. Nuestro objetivo es tener un crecimiento superior al del año pasado. El arranque del ejercicio ha sido mejor, no solo en café, también en el resto de las categorías”, dijo en mayo Jacques Reber, director general de la filial española.

“Esta alianza con Starbucks refuerza significativamente la cartera de cafés del grupo en el sector del café premium tostado, molido y en porciones en Norteamérica. También abre a Starbucks las puertas para la expansión mundial en el sector de la alimentación, gracias al alcance global de Nestlé”, indicó la compañía en sus resultados.

Por otra parte, la elaboración de alimentos bajos en calorías también redujo un 1,88% sus ingresos en España el año pasado, hasta los 488,7 millones. La rama de negocio que más creció, pero también la que menos peso tuvo dentro de las actividades de la empresa, fue la fabricación de bebidas no alcohólicas y aguas minerales, que incrementó sus ingresos un 7,25%, hasta los 105,4 millones.

Por mercados geográficos, los ingresos de Nestlé España en el mercado nacional fueron de 1.320 millones, lo que supone una disminución del 1,9%, mientras que las ventas al exterior aumentaron un 4,58%, hasta los 605 millones.

La apuesta por el mercado chino

Nestlé comenzó esta semana a vender cafés de Starbucks en China, para aprovechar el crecimiento de un mercado en el que el consumo de café per cápita sigue siendo bajo en comparación con los estándares mundiales. “En este momento, el café soluble en China está creciendo entre un 3% y un 5% (…) deberíamos poder crecer más rápido”, dijo el CEO del grupo, Rashid Aleem Qureshi.

Fuente: Cinco Días