La mayor feria de electrónica de consumo toma la ciudad del juego por una semana. El sector del automóvil ha cambiado Detroit por Las Vegas para enseñar que su industria va con los nuevos tiempos. Lyft, rival de Uber, ha comenzado durante esta semana a ofrecer viajes con un humano al volante solo para dar confianza al pasajero, pero no para conducir. Ford fue la primera empresa en venir a CES, alentados por Bill Gates hace más de una década. Desde entonces su visión ha cambiado. Han pasado de vender coches a pensar en soluciones de movilidad que contemplan la propiedad compartida o combinación con otras formas de transporte.

Toyota trae su Pltafform 3.0, su último prototipo de auto sin conductor, un híbrido Lexus LS 600hL modificado, pero equipado con los más avanzados sensores que permiten escanear los objetos en 360 grados y no solo en línea recta, detectando objetos de baja altura, rocas o animales.

El grupo japonés también presentó un nuevo concepto de vehículo eléctrico sin conductor, llamado e-Palette, que prestará distintos servicios comerciales y que quiere lanzar con motivo de los Juegos Olímpicos de 2020. El modelo e-Palette es una camioneta “escalable” que puede atender el comercio minorista, distribuir pizzas o paquetería y que se puede utilizar como vehículo para desplazamientos urbanos compartido por varias personas. Se trata de un concepto, calificado como un “espacio móvil con funciones múltiples”, que borra las líneas entre las tiendas físicas tradicionales del comercio minorista y las ventas electrónicas.

Volkswagen anunció un acuerdo de “colaboración estratégica” con Aurora Innovation, una de las empresas líderes en el diseño de hardware y software para la conducción autónoma. La compañía alemana ya lleva seis meses trabajando con los ingenieros de la empresa de Palo Alto para integrar los sensores, hardware y software, en sus plataformas de vehículos.

MÁS INFORMACIÓN

De forma paralela, Hyundai ha llegado a un acuerdo también con Aurora Innovation para hacer posible que la marca surcoreana comercialice vehículos autónomos en 2021. El primer ejemplo de esta colaboración es un vehículo eléctrico de pila de combustible en forma de todocaminos SUV, que se presentará en el CES 2018.

Google hasta ahora se sentía cómoda con un segundo plano en este evento. Los del buscador han convertido Las Vegas en su nueva casa por una semana. Desde la llegada al aeropuerto hasta el viaje en monorraíl, el “Hey Google” que se usa para despertar a su asistente de voz. No sería extraño que llegase una versión del mismo con pantalla, para competir cara a cara con Amazon y su Echo Show, y recuperar el protagonismo frente Alexa, la asistente de Amazon.

Las startups, enmarcadas dentro de Eureka Park, siguen ganando terreno. En 2018 serán más de 900 las que exhiban sus ideas en busca de inversores y clientes potenciales. Francia es el país con una presencia más activa. España estará representada con 12 empresas en el CES. Cuatro estarán en este espacio: Arquimea, Bitbrain, Unlimited y Gradiant. México, a través de Proméxico, tiene un espacio propio dentro de la feria. EL PAÍS mantendrá un encuentro digital a través de Facebook Live mañana, día 10, para conocer mejor las startups aztecas.

El anuncio esta misma semana del despliegue de 5G por parte de AT&T en Estados Unidos abre la puerta a nuevos servicios. En C Space estarán representados Amazon, eBay, Facebook, Google, Hulu o Spotify entre otros.

El hogar conectado, otro protagonista

El hogar conectado, con luces activadas con la voz, cafeteras inteligentes, persianas programables y muchos altavoces, es otro de los protagonistas del CES. Google, Amazon, Apple y quizá pronto Facebook, quiere escuchar nuestras órdenes a los aparatos y se unen a fabricantes tradicionales de electrodomésticos como LG, Bosch o Whirpool. “Sólo en 2016, las tecnologías para casas inteligentes superaron los 1.500 millones de dólares de volumen de negocio”, señala el presidente del CES, Gary Shapiro.

En esta 50 edición del CES se han habilitado casi 8.000 metros cuadrados de espacio y está confirmada la participación de 170 empresas, y de 180.000 asistentes.

Fuente: El País