Dentix prosigue en la búsqueda de un socio que alivie la complicada situación de la empresa. Pese al no de KKR, la compañía ya se cobró una víctima, su auditor. La cadena dental revocó en octubre el contrato a ETL Auditores, que había supervisado sus cuentas en el último ejercicio y tenía encomendados las de los dos siguientes. Nombró en su lugar a KPMG.

Ángel Lorenzo Muriel, fundador y actual dueño de Dentix, contrató la pasada primavera a Rothschild para buscar un inversor que tomase una participación minoritaria en la compañía. El objetivo era encontrar a un fondo que preparase la compañía para una salida a Bolsa en un par de años. El momento parecía idóneo, toda vez que JB Capital consiguió vender Vitaldent al fondo Advent.

Sin embargo, las cosas se fueron torciendo para Dentix. Finalmente en enero anunció un acuerdo con KKR –que ya le había concedido un préstamo por más de 150 millones de euros años atrás– para convertir su deuda en acciones y suscribir una ampliación de capital. Semanas después el fondo anunció que declinaba su intención de entrar en la empresa y el consejero delegado que había seleccionado, Enrique Francia, abandonó el cargo. “KKR ni está en el capital de Dentix ni tiene intención de estarlo”, indicó a este periódico un portavoz del fondo.

Según publicó Europa Press, KKR dijo no a Lorenzo Muriel tras constatar que la información financiera proporcionada era “inexacta y/o incompleta”. Tal y como publicó CincoDías, estos problemas versaban sobre en 40 millones. Concretamente, unos 20 millones por el coste de convertir los créditos al consumo de su filial mexicana, en los que participaría el fondo azteca Promecap, en préstamos sin recurso. A estos 20 millones se le sumarían, según la empresa, una cantidad similar derivada de diversos proyectos en España.

Otras fuentes conocedoras consultadas por este periódico son más contundentes. Hablan directamente de discrepancias en las cuentas por esta cantidad. Y lo atribuyen precisamente a los créditos al consumo.

74 millones en créditos al consumo

En las cuentas de 2018 de la empresa Dentoestetic Centro de Salud y Estética Dental S.L, la compañía que depende de la matriz holandesa Dentix Health Neetherlands, se detalla que los clientes adeudan a la cadena 74,2 millones. El resto del montante en cuestión por KKR hace referencia “a la producción de tratamientos”, según Dentix. El fondo de EEUU ha financiado a la cadena dental con cerca de 150 millones desde 2016, lo que le daría una posición de control si canjea esa deuda por acciones. Actualmente el dueño de Dentix es el odontólogo Ángel Lorenzo Muriel, quien fundó la compañía en 2001 con la apertura de su primera clínica en el barrio madrileño de Pueblo Nuevo. La empresa dispone de más de 330 clínicas, de las que más de 200 se ubican en España y el resto principalmente en Italia, México y Colombia.

La auditoría de cuentas ha sido, por tanto, un caballo de batalla clave en las negociaciones. Según publicó la compañía en el Borme del pasado 14 de febrero, Dentix ha revocado el contrato que le unía a ETL Auditores en los ejercicios 2019 y 2020, que ya había velado por la integridad de sus números en 2018.

En los cinco ejercicios anteriores su auditor fue Olszewski Auditores. Y a partir de ahora será KPMG, precisamente a quien KKR encomendó la due diligence que le hizo descartar la inversión en el capital de Dentix.

Resolución del contrato
Fuentes próximas a la operación indican a este periódico que Dentix comunicó en octubre la resolución del contrato de auditoría. Y que lo justificó en que era un requerimiento de los que deberían ser nuevos accionistas.

En todo caso, ETL Global decidió aceptar la decisión de su cliente de revocar el contrato porque se les trasladó que era decisión de los futuros ejecutivos y habiendo auditado por última vez el ejercicio de 2018 sin problemas, según fuentes de la empresa.

Actualmente, Dentix busca alternativas a la entrada en el capital de KKR, que de momento se mantendrá como acreedor de la compañía. Una de las alternativas es explorar una venta a Vitaldent -con quien el gigante del capital riesgo había estrenado su último fondo y ha puesto el sector dental español en el objetivo-, tal y como publicó este periódico.

En paralelo, las fuentes consultadas indican que Dentix se ve abocada en cualquier caso a una reestructuración de su deuda y de sus operaciones para garantizar su viabilidad.

Fuente: El País