Deliveroo convierte en accionistas a todos los empleados pero no a sus ‘riders’

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Deliveroo convierte en accionistas a todos los empleados pero no a sus ‘riders’

Deliveroo, empresa de entrega de comida a domicilio con sede en Londres y con actividad en España, ha anunciado un plan de retribución a los empleados mediante acciones. Sin embargo, como la compañía no considera a sus repartidores en bicicleta (conocidos como riders) como empleados, sino como autónomos, estos no recibirán acciones. Así, el resto de los casi 2.000 trabajadores con los que cuenta Deliveroo recibirán títulos por valor de 10 millones de libras (11,4 millones de euros).

MÁS INFORMACIÓN

“La práctica de ofrecer acciones para atraer y retener a los equipos directivos es habitual en muchas compañías, sin embargo, pocas las entregan de forma generalizada a todos sus colaboradores con independencia de antigüedad, niveles y responsabilidades”, ha explicado la empresa en un comunicado. El reparto de acciones se realizará entre los empleados actuales así como los futuros.

La empresa, que actúa en 150 ciudades de 12 países y está presente en España desde 2015, está valorada en 2.000 millones de dólares (1.693 millones de euros), tras la última ronda de financiación en la que consiguió 957 millones de dólares (810 millones de euros). A principios de este año, la compañía anunció que para finales de 2018 habrá creado casi 600 nuevos puestos de trabajo tecnológicos en solo dos años.

A principios de este año, Deliveroo anunció que para finales de 2018 habrá creado casi 600 nuevos puestos de trabajo tecnológicos en solo dos años. Según Will Schu, consejero delegado y fundador de Deliveroo, el crecimiento “han sido posibles gracias al duro trabajo, compromiso y pasión que día a día demuestran todos los empleados de esta compañía”, que asegura “merecen ese reconocimiento”. “Queremos que todos ellos sean propietarios de Deliveroo, para que tengan una participación real en el futuro de la empresa a medida que crecemos”, ha anunciado.

En España, donde la empresa cuenta con 1.000 riders, la Inspección de Trabajo pone en tela de juicio que estos deban ser considerados autónomos y reclama a Deliveroo 160.000 euros en cotizaciones no abonadas. Considera que los contratos firmados entre la empresa y repartidores “no definen” adecuadamente la relación entre ambos y que la empresa “pretende esconder una relación laboral”, por lo que serían considerados como trabajadores de pleno derecho contratados por la compañía. Con ese mismo argumento de “relación laboral encubierta”, UGT presentó en diciembre una denuncia ante la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social contra Deliveroo, Glovo, UberEats y Stuart.

Fuente: El País

2018-05-16T18:42:42+00:00