Cuando una mutilación se convierte en la salvación para los rinocerontes

/, Actualidad Económica, Cinco Días/Cuando una mutilación se convierte en la salvación para los rinocerontes

Rinocerontes blanco sedado al que el veterinario corta el cuerno.Ver fotogaleríaRinocerontes blanco sedado al que el veterinario corta el cuerno.

Son las siete de la mañana, la sabana sudafricana tiene un color especial, el que da la suave luz del amanecer sobre el rocío en el pasto. El águila real aún está posada en la rama de un árbol escultura esperando que sople la brisa, las leonas alimentan a sus crías con un gacela recién cazada, los guepardos se suben a los árboles y los elefantes, tras beber agua, prosiguen su eterna caminata.

Comienza un nuevo día en la reserva privada Beyond Phinda Game Reserve, 30.000 hectáreas con varios ecosistemas: pasto, bosque, arena, charca, montaña, dunas y costa. Un privilegio que se mantiene a lo largo de la cadena montañosa que cruza Sudáfrica hacia Etiopía.

Un paraíso que ha duplicado el tamaño en 15 años, gracias a la ilusión de más de 150 propietarios, el apoyo de la Fundación Getty y la adhesión de las comunidades locales, principalmente zulúes.

Es como volver a la naturaleza en estado primitivo, al edén, donde conviven en armonía junto a los cinco grandes animales de África (búfalo, elefante, leopardo, león y rinoceronte) con las jirafas, ñus, cebras, facocheros, gacelas, antílopes, hienas, serpientes, cocodrilos, hipopótamos, águilas. Solo en una hectárea se puede ver el 25% de la variedad avícola africana.

Estamos en una reserva fotográfica que ha ido creciendo mediante la compra o la cesión voluntaria de los terrenos por los aborígenes a cambio de un alquiler. El plan es crecer hasta Mozambique. No hay escopetas, los jeeps viajan sin capota ni ventanilla por el pasto, cruzan la montaña o los arbustos, por caminos dibujados solo en la cabeza del conductor que hace a la vez de guía.

El veterinario lima el cuerno. El veterinario lima el cuerno.

Se trata de un proyecto de ecoturismo y conservación, que se sustenta en un 30% con las reservas de los visitantes y en un 70% de donaciones y fundaciones como African Foundation o Beyond. “La diversidad planetaria es muy importante, la caza rompe el equilibrio y la organización animal del territorio”, arguye Mike Kirkinis, conservacionista y director de la reserva. Recuerda el daño que provoca aupar como león rey a ejemplares inmaduros.

En el campo de la conservación destaca el trabajo con el rinoceronte. En el mundo solo quedan 4.800 ejemplares de la variedad negra y 20.000 de la blanca, la mayor parte de ellos en Sudáfrica. En los últimos cuatro años, la caza furtiva ha terminado con más de 4.472 rinocerontes en Sudáfrica, más de 1.000 cada año, según los datos de Adena WWF.

¿Poderes curativos?

Cuando una mutilación se convierte en la salvación para los rinocerontes

La razón es que al cuerno del rinoceronte se le atribuyen poderes afrodisiacos, reconstituyentes o como antídoto contra el cáncer. “Es un bulo, el cuerno es simplemente queratina, como las uñas”, asegura Luis Suárez, responsable del programa de especies de Adena WWF.

Estas leyendas han disparado los precios del cuerno por encima del oro. Pueden alcanzar los 50.000 dólares por kilo, por la demanda en Vietnam y China, a pesar de que el comercio legal de cuerno fue prohibido en 1977 por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres.

Tras probar otras medidas y para impedir la desa­parición de esta especie, en Phinda recortan el asta del rinoceronte desde hace dos años. Actuación que vuelven a repetir a los 18 meses. Para evitar desequilibrar su jerarquía, toda la población de la reserva está descornada. Gracias a ello se ha conseguido evitar en un 90% la caza furtiva y recuperar la población e incluso se estudia el traslado de algunos ejemplares a Botsuana y Mozambique.

Asistimos al descuerne de un rinoceronte blanco y otro negro. Para no dar pistas a los furtivos, desconectamos la geolocalización. Seguiremos al helicóptero que conduce al animal a una zona donde pueda ser reducido más fácilmente, con ángulo de tiro le disparan narcóticos y con la ayuda de voluntarios le tapan los oídos, lo enfrían –pues ha sudado en la carrera– y miden el asta antes de que el veterinario sierre el cuerno. A los pocos minutos el animal se pone en pie y se reúne con su madre.

Pistas

Pareja de rinocerontes blancos, madre e hija. Pareja de rinocerontes blancos, madre e hija.

El viaje. Iberia tiene vuelo directo a Johannesburgo. Qatar, Emirates o Air France realizan el trayecto con escalas. Desde allí puede tomar una avioneta de Airlink que en 90 minutos le dejará en plena reserva.

Alojamientos. Bayala Private Safari Lodge and Camp es un lodge situado a tres horas en coche al norte del aeropuerto King Shaka, de Durban. Bayala se encuentra dentro de la reserva privada Phinda. Allí hay variedad de alojamientos desde 120 euros la noche hasta 1.000 euros, en función de la exclusividad del emplazamiento y los servicios.

Gastronomía. La cocina es mezcla de las culturas indígenas y la tradición británica. Por ello, son expertos en la preparación de infusiones de té, rooibos, desayunos continentales, barbacoas y dulces. La cocina propia es bastante especiada y se acompaña de salsas. Cuenta con variados quesos, biltnog (carne seca curada en salazón), salchichas, sosaties (pinchos marinados con carne y verdura a la plancha) y panes de harina, calabaza y maíz.

Imprescindibles. Prendas en colores neutros, ropa de abrigo, crema protectora, gafas de sol, repelente, gorra y cámara de fotos. Para viajar ligero, puede probar la triple cámara del nuevo móvil Huawei P20 Pro. Ofrece buena definición para fotografías nocturnas y un zum que permite multiplicar por cinco la imagen, para captar detalles a distancia.

Fuente: Cinco Días

2018-06-04T19:52:17+00:00