Cellnex Telecom ha alcanzado un nuevo acuerdo con la francesa Bouygues Telecom para invertir 1.000 millones de euros en el despliegue de fibra óptica para la red 5G durante los próximos siete años. La compañía lo ha anunciado este miércoles, coincidiendo con la presentación de los resultados de 2019.

MÁS INFORMACIÓN

Cellnex cerró el año pasado con un resultado neto de nueve millones de pérdidas, un 40% inferiores a las del año anterior, cuando registró unos números rojos de 15 millones. A pesar de seguir en pérdidas, el consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez, ha destacado que el de 2019 ha sido “un gran resultado” porque responde al esfuerzo inversor y a la estrategia de crecimiento: la compañía cerró el año con un aumento del 15% en ingresos, hasta los 1.035 millones, y un beneficio bruto de explotación antes de impuestos (Ebitda) de 686 millones (un 16% más).

Los dos anuncios de la compañía, la nueva operación en Francia y los resultados de 2019 son, según Martínez, una muestra de la fase de crecimiento en la que está inmersa la compañía de telecomunicaciones. El acuerdo cerrado con el operador francés implica la constitución de una compañía en la que el 51% es de Cellnex y el 49% es de Bouygues, pero el 100% de los derechos económicos son de Cellnex. “Lo hemos hecho así para tener la garantía de que todo el valor que se genere en esta operación de siete años se utilice para seguir invirtiendo”, ha dicho Martínez. La alianza con Bouygues tiene como objetivo construir y desplegar fibra óptica alrededor de torres de comunicación (de las cuales 5.000 son de Cellnex) para preparar la infraestructura que necesitará la tecnología 5G. El acuerdo también prevé el despliegue de 90 nuevas torres. El principal cliente de esta sociedad será Bouygues, con un contrato de 30 años.

Desde que Cellnex salió a Bolsa en 2015, la empresa ha invertido 13.000 millones de euros para crecer en perímetro en Europa con adquisiciones de torres comunicación y construcción de nueva red. Los inversores han acompañado esta estrategia, ya que el título en Bolsa ha aumentado su valor un 95% en este tiempo. Pero ha sido en 2019 cuando se ha dado un mayor esfuerzo inversor, de 7.700 millones, que aumentan a casi 10.000 millones si se tienen en cuenta las operaciones cerradas en lo que llevamos de 2020. Y también fue en el año pasado cuando la empresa cosechó una mayor confianza de los inversores, que acompañaron a la compañía en dos ampliaciones de capital por valor de 3.700 millones.

Pese a este crecimiento, la compañía de telecomunicaciones continúa registrando números rojos. “Desde el primer día dijimos que somos una compañía de crecimiento: el accionista sabe que no compra una acción de dividendo y que siempre que veamos oportunidades de crecimiento vamos a seguir reinvirtiendo”, ha destacado Martínez.

El consejero delegado ha defendido el ejercicio por el crecimiento de la empresa, que está en ocho países y en 2019 entró en Irlanda y Portugal. Ha remarcado que el flujo de liquidez recurrente, que en 2019 fue de 350 millones (el año anterior fueron 305 millones), “permite seguir invirtiendo en el propio negocio”.

Contando la operación con Bouygues y la ya anunciada en el Reino Unido (la adquisición de la división de telecomunicaciones de Arqiva, que se encuentra en tramitación), la cartera contratada de Cellnex tiene un valor de 44.000 millones de euros y tiene en la actualidad 58.000 emplazamientos. Esta cartera, según Martínez, permite mantener un balance con la deuda neta de la compañía, que cerró 2019 en los 3.938 millones de euros.

Sobre la posibilidad de lanzar una nueva ampliación de capital en el futuro, Martínez ha asegurado que “no está sobre la mesa” pero que “si las condiciones de crecimiento lo requieren, se aprobará”. El consejero delegado de Cellnex ha puesto en valor el apoyo de los inversores y el del accionista de referencia, ConnecT (una sociedad que tiene el 29% de Cellnex y está compuesta por el holding de la familia Benetton y los fondos soberanos de Abu Dhabi y Singapur). La previsión para 2020 es tener un ebitda de entre 1.065 y 1.085 millones de euros, y un crecimiento del flujo de caja libre recurrente superior al 50%.

La presentación de resultados se ha llevado a cabo en la sede de Cellnex en Barcelona, después de cambiar la ubiación ya que debía celebrarse en las instalaciones del Mobile World Congress. Sobre la cancelación del congreso de móviles y la crisis por la epidemia del coronavirus, el consejero delegado de Cellnex ha destacado que “en perspectiva, fue una decisión difícil pero prudente”, y ha descartado que esté en riesgo la celebración del evento en las próximas ediciones.

Fuente: El País