El verano comenzó con una subida media en la llegada de visitantes internacionales a España, pero el entusiasmo se esfuma en algunas zonas costeras. En total, llegaron en junio 8,8 millones de turistas extranjeros, un 3,2% más que en el mismo mes de 2018. Cataluña se mantiene como la comunidad más visitada ese mes (2,15 millones de turistas), y crece un 2,2%. Las llegadas a Madrid se disparan un 14,9% (hasta los 693.021 turistas) y hacia Andalucía, un 6,4% (hasta 1,24 millones). Sin embargo, las nubes se posan sobre las islas. Baleares recibió 2,06 millones de visitantes, un 2,6% menos que en 2018; Canarias, la región que más se desinfla este año, pierde un 7% interanual, y registra 931.810 visitantes.

España sigue de moda entre los turistas europeos, en especial, entre británicos, franceses y alemanes, los tradicionales nichos de turistas. Sin embargo, la inestabilidad política, la debilidad de la libra y la competencia de destinos de sol y playa más baratos están haciendo que las llegadas desde el Reino Unido caigan, al menos, en junio. En total, llegaron 2,1 millones de turistas británicos, lo que representa el 23,3% del total y un descenso del 5,3% respecto a junio del año pasado.

La caída de británicos, eso sí, se vio compensada por Alemania y Francia, los siguientes países con más turistas que visitan España. Alemania aportó 1,3 millones (un 8,4% más en tasa anual) y Francia casi un millón (un 8% más). Entre el resto de países de procedencia cabe destacar los crecimientos anuales de los turistas procedentes de Suiza (20,1%), Portugal (17,9%) y Estados Unidos (9,4%). Destacan las bajadas de los países nórdicos (el 9,2% menos) e Italia (3,1% menos).

Más tren y menos barco

La vía aeroportuaria es la que sirve de entrada al mayor número de turistas en junio, con más de 7,5 millones, lo que supone un aumento anual del 3,6%. Por carretera llega un 2,9% más de turistas y por ferrocarril un 27,6% más. Por el contrario, por puerto accede un 17% menos.

La duración de la estancia mayoritaria entre los turistas en junio es la de cuatro a siete noches, con más de 4,3 millones de turistas y un incremento anual del 1,6%. Lo que más crece son las «escapadas», viajes de dos a tres noches, que realizan 1,79 millones de visitantes, el 22,2% más.

Por tipo de estancia, el número de turistas que utiliza el alojamiento de mercado (es decir, de pago) aumenta un 3,5% en tasa anual, y es el mayoritario, con 7,44 millones de turistas extranjeros. Dentro de este tipo, el alojamiento hotelero crece un 4,2%, mientras que la vivienda en alquiler desciende un 2%. Por su parte, el alojamiento de no mercado (no incluye un pago reglado) se incrementa un 1,5%, hasta 1,38 millones de usuarios. Los turistas alojados en vivienda de familiares o amigos bajan un 4,1%, mientras que los hospedados en vivienda en propiedad (generalmente, segundas residencias) suben un 16,4%.

Un semestre todavía de buenas cifras

Si se amplía la foto de la llegada de visitantes a todo el semestre, España todavía registra crecimiento en casi todas las regiones. Entre enero y junio, el número de turistas creció el 2,8% y roza los 38,2 millones. Los principales países emisores en lo que va de año también son el Reino Unido (8,3 millones de turistas, el 1,4% menos), Alemania (5,3 millones, un 3,4% más) y Francia (4,7 millones, 2,2% menos).

A Cataluña llegan cerca de 8,9 millones de turistas en el primer semestre, un 2,5% más que el año pasado. A Andalucía viaja un 6,3% más de turistas, hasta 5,6 millones. Canarias vuelve a ser el farolillo rojo en las cifras del semestre: las llegadas disminuyen el 2,8%, hasta 6,6 millones. Baleares, si se analiza el semestre, todavía aguanta con cifras positivas, al crecer el 1,9% con respecto a 2018.

Fuente: El País