Después de que la en la primera semana de resultados bancarios algunas de las entidades hayan recortado sus previsiones de margen financiero, los analistas reaccionaron y la penalización de su cotización en Bolsa no se hizo esperar. En un entorno de tipos negativos que previsiblemente el Banco Central Europeo bajará aún más a partir de septiembre la debilidad para generar ingresos y lograr la rentabilidad pesa sobre un sector financiero que ha provocado que entre la sesión bursátil del lunes y el viernes CaixaBank, Bankinter, Bankia y Sabadell (las entidades que han cerrado la cotización semanal en rojo) hayan perdido 1.781 millones de euros en conjunto.

Precisamente, este viernes cayeron con fuerza CaixaBank y Sabadell, que presentaron unos resultados demasiado pobres para el mercado. La entidad presidida por Jordi Gual cedió un 6,66%, hasta los 2,272 euros por acción. A esa cotización el banco vale 13.589 millones en Bolsa y ha visto perder 969 millones en tan solo una sesión, tras anunciar un beneficio semestral un 52% inferior al del mismo periodo de 2018 debido al impacto de los costes del ERE.

Por su parte, el banco liderado por Josep Oliu recortó el valor de sus títulos un 6,59% por lo que su la capitalización bursátil descendió en 333 millones de euros, hasta quedar en 4.721 millones. Ambas entidades admitieron a analistas que el escenario apuntado por el BCE obligará a sopesar si se empieza a cobrar por los fondos de las empresas en la liquidez excedentaria que depositan en cuentas y reconocieron que reducirán en algo la previsión de ingresos.

Un escenario que contagió al resto de las entidades cotizadas que cerraron con una negociación de sus acciones a la baja este viernes: Bankia, que presenta resultados el lunes, cayó un 4,75%; Bankinter cedió un 3,25%; Unicaja perdió un 2,43%; Liberbank un 2,16%; BBVA, que presentará resultados el miércoles, bajó un 1,35%; y Santander redujo el valor de sus títulos un 0,77%.

Analistas de Renta 4, destacaron los problemas para mantener el ritmo de los ingresos en el contexto de tipos bajos. Igualmente, expertos de Bankinter subrayaron que los resultados son “mixtos” y resaltan como lo más relevante “el cambio en la guía para el ejercicio donde las reducciones en las estimaciones de ingresos se compensan con las mejores expectativas para los costes”.

Fuente: Cinco Días