Cabify cuadruplica sus ingresos, pero sigue en pérdidas

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Cabify cuadruplica sus ingresos, pero sigue en pérdidas

La expansión de Cabify, la plataforma española de alquiler de vehículos con conductor (VTC), en las ciudades donde opera —Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla y Valencia (desde 2018 también en Alicante)— permitió a la compañía cuadruplicar su cifra de negocios en 2017. Según las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil, a las que tuvo acceso EL PAÍS, la compañía facturó 72,97 millones de euros, un 308% más que el ejercicio precedente, pero declaró unas pérdidas de 3,68 millones de euros, ligeramente por encima de los 3,56 millones de números rojos registrados en el año anterior.

MÁS INFORMACIÓN

No obstante, la sociedad estima que su cifra de negocios en 2018 continuará la tendencia positiva de la tasa de crecimiento del ejercicio 2017, y entrará en resultado neto positivo en 2018. Estos datos corresponden a Maxi Mobility Spain, la sociedad más operativa del grupo, que se dedica a desarrollar la aplicación móvil de Cabify a través de la cual los usuarios conectan con los conductores y con la que cobra a los clientes los trayectos.

Los resultados futuros se verán empujados también por los créditos fiscales que se aplica la empresa por pérdidas de ejericios anteriores. A 31 de diciembre de 2017, la sociedad tiene reconocidos activos por impuesto diferido por importe de 4,047 millones de euros.

La plantilla media del ejercicio fue de 274 empleados, un 151% superior a la del año anterior. La compañía explica que el aumento en las contrataciones de personal realizadas durante el ejercicio 2017, responde a la estrategia de “apostar por la creación de empleo nacional de calidad, con el objetivo de la mejora de servicio a sus clientes y colaboradores en España en cada una de las ciudades en donde opera”.

Vector Ronda Teleport

Cabify opera también con otra filial llamada Vector Ronda Teleport (antes Maxi Mobility Transporte de Viajeros), creada en 2015 y que gestiona y explota las licencias de vehículos VTC. Esta mercantil declaró unas ventas de 8,1 millones de euros en 2017, un 27% menos que el año anterior y tuvo pérdidas de casi tres millones de euros, cuando el año anterior había ganado 32.000 euros. Según las cuentas, la firma se desprendió en 2017 de licencias, que vendió a terceros, por valor de 1,4 millones.

Actualmente Cabify tiene una participación minoritaria y la mayoría accionarial está en manos de otro empresario del sector, Rosauro Varo, tras la ampliación de capital llevada a cabo este año y la dilución de su participación hasta el 50%.

La plantilla media del ejercicio ha sido de 14 empleados, dado que la sociedad no tenía personal en 2016 ni durante la mayor parte de 2017; siendo todos ellos empleo de nueva creación.  El aumento en las contrataciones de personal realizadas durante el ejercicio 2017, responde a la estrategia de la sociedad de gestionar internamente la flota de vehículos que posee, según señala la memoria que acompaña a las cuentas. No obstante, prueba de la elevada temporalidad de los empleos, es que a final de ejercicio la plantilla total ascendía a 158 personas.  

Litigiosidad

Por otro lado, Cabify alertó ayer de que el sector del alquiler de coches con conductor responderá con denuncias a las posibles restricciones a su actividad, como la expropiación de licencias. “Eventualmente habrá que compensar las inversiones”, aseguraron durante una reunión con periodistas fuentes de la compañía, que compararon la situación que se puede generar con las reclamaciones por los recortes a las energías renovables.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aseguró la semana pasada durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, que no se expropiarán permisos. Ábalos también calculó que se van a conceder 9.000 nuevas licencias que actualmente están pendientes de la decisión de los tribunales. En agosto, el número de licencias de VTC ya en vigor alcanzó las 11.200, un 4,4% más según datos de Fomento. Las del taxi superan ligeramente las 65.000, por lo que la ratio actual es casi de 1 a 6. En concreto, una licencia de VTC por cada 5,8 taxis. Según las previsiones del ministro, en breve será de 1 a 3.

Ábalos insistió en que las comunidades autónomas son las que deben asumir la regulación y afirmó que las que “no se quieran enfrentar al problema” siempre podrán acogerse a la normativa estatal que marca una proporción de una licencia de VTC por cada 30 de taxis. Unauto, la patronal de las VTC, ya advirtió de que esa medida provocaría litigios. Mientras tanto, los taxistas, que protagonizaron varias jornadas de huelga en julio pasado, reclaman que se cumpla esa ratio.

Fuentes de Cabify aseguraron durante la reunión con periodistas que calculan que su empresa contribuirá más fiscalmente que el sector del taxi el próximo año. “Somos una empresa española. Declaramos el 100% de nuestros ingresos en España. No usamos herramientas de optimización fiscal”, subrayaron. Y ofrecieron algunos datos para sustentar su predicción: Cabify pagó 1,3 millones de euros en cotizaciones sociales e IRPF en 2016 y 3,9 millones en 2017. Además, las empresas que trabajan con su plataforma aportaron 40 millones de euros en IRPF, cotizaciones e impuesto de sociedades. Siempre de acuerdo a sus cálculos, el sector del taxi aporta unos 60 millones de euros al año a las arcas del Estado en forma de impuestos. 

La empresa emplea a 400 personas en España; 300 de ellas en su sede central de Madrid, y tiene unos 5.000 conductores que trabajan con su plataforma. El 90% son asalariados, aseguraron fuentes de la compañía. Cabify tiene previsto salir a bolsa en España en los próximos meses. Lo hará con un porcentaje “significativo”, adelantaron estas fuentes. 

Fuente: El País

2018-09-06T06:12:30+00:00