Bestile Cerámicas, azulejos que reducen el efecto invernadero

/, Actualidad Económica, Cinco Días/Bestile Cerámicas, azulejos que reducen el efecto invernadero

Más allá del encanto que encierra su cercanía a la costa del Mediterráneo, en el pueblo de L’Alcora se esconde la cuna de la cerámica de Castellón. Un sector tradicional, patrimonio de la provincia valenciana, que concentra la mayor parte de la producción española. Es por ello que Celso López, en 1992, escogió esta población para crear su empresa, Bestile Cerámicas.

Construida con más ahínco y ganas que recursos iniciales, López quiso trasladar su pasión a una compañía que se basa en la ideación de nuevos productos para ser utilizados en espacios alternativos al uso tradicional. Una de sus principales innovaciones: la creación de azulejos que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.

Lo logran a través de la fabricación de pasta cerámica que disminuye en un 15% las emisiones de dióxido de carbono que despiden los hornos, debido a que esta gama de productos requiere una temperatura de cocción inferior a la de una pasta estándar. De igual modo, los tiempos de producción se acortan casi un 40%, lo que, a la par, permite aumentar la producción.

Antes de crear Bestile, su presidente ya acumulaba experiencia previa en el sector. López había formado parte de algunas empresas de la zona, escalando desde cargos con cierta responsabilidad hasta llegar a la dirección técnica. Sin embargo, su inquietud y ambición, muy superior a los medios de que disponía entonces, le llevaron a crear su propia compañía en 1992.

La pasta cerámica que utiliza el grupo requiere una temperatura de cocción menor, lo que contribuye a reducir las emisiones un 15%

26 años después de su fundación, Bestile ha pasado de obtener un resultado de 525 millones de pesetas (3,16 millones de euros) en su primer ejercicio, a los más de 50 millones facturados en 2017. En su último año, ha experimentado un crecimiento del 34%.

Vinculado desde muy joven a la cerámica, López ha buscado que sus productos ofrezcan nuevas soluciones en la decoración de instalaciones arquitectónicas.

“Todo el trabajo está enfocado a la investigación y desarrollo, tanto en tecnología como en diseño. Nuestro equipo está actualizando constantemente las tendencias, no solo cerámicas, sino de arquitectura y diseño de interiores. A través de nuestros creativos, seleccionamos y desarrollamos unas líneas a seguir, de las que posteriormente nacen los diseños definitivos”, explica.

Bestile Cerámicas La compañía busca que sus productos ofrezcan nuevas soluciones a la decoración de instalaciones arquitectónicas.

Más de un cuarto de siglo después de fundar la empresa, Celso López asegura que la filosofía primigenia de Bestile no se ha alterado: “Ha evolucionado en tamaño, facturación y tecnología, pero se mantiene en cuanto a filosofía, conceptos, ilusión, pasión y dedicación de cuantos la componen”.

Los 30 empleados con los que comenzó en su primer año se han multiplicado hasta los 330 actuales. A la única línea de producción se le han sumado nuevas inversiones, hasta llegar a las 12 líneas productivas, y los 16.000 metros cuadrados que ocupa la fábrica han aumentado hasta los 200.000 que se extienden sobre L’Alcora.

La mezcla entre tradición de la industria cerámica y búsqueda de la novedad ha llevado a la firma castellonense a ser la primera empresa del sector en implantar la tecnología digital con pigmentación inorgánica. Un avance que permite crear relieves en azulejos y la posibilidad de ofrecer diferentes gamas cromáticas en los diseños.

La cifra

50 millones de euros facturó la compañía en 2017, un 34% más que el ejercicio anterior. La empresa de materiales cerámicos proyecta para 2019 un aumento de la facturación del 68%, hasta los 84 millones. La compañía basa esta estimación en las ventas adicionales que generará la nueva línea de producción que inaugurará el próximo mes de enero.

Debido a la gran competencia que existe en Castellón, la inversión en investigación y la búsqueda de productos que se ajusten a las nuevas necesidades se ha convertido en un punto clave de la compañía. “El éxito de Bestile ha estado en anticiparse a las tendencias que han sido moda después, y eso ha permitido que la empresa sea hoy en día un referente en diseño y creatividad cerámica”. Esa vocación por renovarse le ha llevado a copar una cuota de mercado del 1,5% de la fabricación total española de azulejos.

Arraigo castellonense

Echadas sus raíces bajo la tierra con mayor tradición de la industria cerámica en España, la empresa lleva a cabo su proceso productivo en L’Alcora y, por el momento, no tiene planes de expansión a otros lugares en los que operar. Como ha hecho desde su fundación en 1992, Bestile acometerá una inversión sobre sus propias instalaciones con la inauguración de una nueva línea de producción en enero de 2019 que, según las previsiones de la empresa, incrementará su facturación un 68% el próximo ejercicio.

En su trayectoria, Bestile ha logrado el reconocimiento tanto de los expertos en la industria como de las instituciones. El fruto de su trabajo ha sido premiado en tres ocasiones con el Alfa de Oro, el máximo galardón que otorga la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio, al mayor exponente en innovación cerámica.

El primer galardón lo recibió en 2008 como recompensa por su proyecto Ecoker, en el que desarrolló la composición cerámica que disminuye las emisiones de gases de efecto invernadero. El segundo Alfa de Oro, obtenido en 2015, premió la investigación en techo cerámico. El último, ganado en 2017, fue consecuencia del proyecto Software, basado en el uso de la inteligencia artificial para desarrollar composiciones cerámicas.

Eficiencia energética

Bestile ha sido beneficiaria de una dotación de 690.730 euros del programa IDEA, para modernizar su planta productiva. La renovación consistió en la sustitución de dos hornos y un secadero por otros nuevos que aportan una mayor eficiencia energética.

En palabras de su presidente, el objetivo de Bestile para los próximos años es el de “continuar creciendo e intentar ser merecedores de recibir el reconocimiento de las instituciones, de los clientes y de todos aquellos que colaboran con nosotros”. Así, Bestile pretende seguir expandiéndose y ser un pequeño gigante del azulejo castellonense.

Hitos

Vista aérea de la fábrica de Bestile Cerámicas en L’Alcora (Castellón). Vista aérea de la fábrica de Bestile Cerámicas en L’Alcora (Castellón).

Creación. En 1992, Celso López crea Bestile Cerámicas en L’Alcora, un pueblo de tradición artesanal cerámica de Castellón.

Expansión. Consolidado el negocio, en 1997 Bestile aumenta su infraestructura con la apertura de una segunda línea de producción. Progresivamente, se han ido incorporando más líneas hasta llegar a las actuales 12.

Premio. En 2008, la empresa recibe por primera vez el Alfa de Oro, el máximo galardón que se otorga a los productos cerámicos más innovadores. Ha revalidado el trofeo en 2015 y 2017.

Crecimiento. En enero del próximo año, Bestile inaugurará una nueva línea productiva que incrementará sus ventas un 68%.

Tras India y Pakistán, llega el turno de Australia y Canadá

Celso López, presidente de Bestile Cerámicas. Celso López, presidente de Bestile Cerámicas.

Arraigada en la provincia de Castellón, tierra de la industria cerámica por excelencia, Bestile ha hecho de las exportaciones internacionales una de sus grandes fortalezas. Los azulejos de la compañía decoran interiores en todos los países de Europa, en Estados Unidos y también se abren al mercado asiático, en destinos como Singapur, Taiwán, Corea del Sur o Tailandia.

De igual modo, la azulejera se ha abierto en los últimos años a países importantes, como India y Pakistán, y su objetivo es aumentar la presencia de sus productos en mercados emergentes, como Australia y Canadá.

Sin embargo, a pesar de su potente vocación exportadora, la compañía no tiene intención, por el momento, de abrir nuevas sedes fuera de Castellón. “A corto plazo la expansión se realizará a nivel local, por proximidad con nuestros centros productivos. Ahora no nos parece la mejor opción pensar en fabricar fuera de nuestro ámbito”, estima su fundador y presidente, Celso López.

Y es que, a partir de enero de 2019, Bestile consolidará su inversión en infraestructura a través de la creación de una nueva línea de producción. Según las previsiones que maneja la empresa, esa nueva línea permitirá a la compañía facturar cerca de 84 millones de euros el próximo ejercicio.

Fuente: Cinco Días

2018-08-30T05:27:07+00:00