Edificio de BBVAEdificio de BBVA

BBVA ha comunicado un beneficio neto entre enero y septiembre de 4.323 millones de euros, lo que supone un alza del 25,3%, impulsado por la buena marcha del negocio en México y la venta de su filial de Chile. La cifra está muy por encima de lo previsto por los analistas de Bloomberg, que preveían una cifra de 3.450 millones. El resultado atribuido sin operaciones corporativas se situó en 3.689 millones de euros, un 7% superior al del mismo período del año anterior. El resultado incluye la plusvalía (neta de impuestos) de 633 millones de euros por la venta de un 68,2% del capital social de BBVA Chile.

El margen bruto se sitúa en 17.596 millones, con una caída del 6,9%, mientras que margen de intereses asciende a 12.899 millones, un 2,3%, afectado por la evolución del tipo de cambio. A tipos de cambio constantes,  el margen bruto crecería el 4,3% y el de intereses subiría un 10,3%. BBVA destaca el «buen comportamiento de los ingresos de carácter más recurrente». 

Las comisiones netas aumentan un 8% entre enero y septiembre hasta los 2.749 millones

Los gastos de explotación de los nueve primeros meses crecen un 2,7%, también afectados por los tipos de cambio (descenso del 7,1% a tipos de cambio corrientes). 

La sentencia del Supremo sobre las hipotecas

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, se ha referido en la nota de resultados a la sentencia del Supremo sobre las hipotecas. Según el directivo, la entidad «viene aplicando el reglamento vigente desde hace más de 20 años. En la medida que eso cambie, nos adaptaremos». 

El consejero delegado sin embargo rechaza la retroactividad. «Lo que no se puede hacer es aplicar un cambio a hechos pasados. Porque en eso consiste la seguridad jurídica y en eso se fundamenta nuestro estado de derecho, que es una garantía para todos, para los ciudadanos y también para las empresas», señala.

La entidad destaca el impacto negativo derivado de la hiperinflación en Argentina (en 190 millones de euros), y por otro, el impacto positivo sobre el patrimonio neto de 104 millones de euros.

Por áreas de negocio, la actividad bancaria en España generó 1.167 millones de euros de resultado neto, lo que supone un alza del 10%, mientras que México registró 1.851 millones de beneficio, con un alza del 13%. Estados Unidos aportó 541 millones, un 34% más; Turquía contribuyó con 488
millones, lo que supone una caída del 14%; América del Sur con 467 millones (un 24% menos) y resto de Eurasia con 57 millones.

Sin incluir el centro corporativo, España representa un 24,5% del resultado atribuido y un 25,1% del margen  bruto. México aporta el 41% del beneficio y el 29,8% del margen neto y Estados Unidos, el 12% del resultado neto y el 15,6% del margen bruto. Por su lado, Turquía ha aportado un 10,8% del beneficio de un 15,6% del margen bruto. 

En cuanto a la gestión de riesgos, la tasa de mora se sitúa en septiembre en el 4,1% (frente a un 4,4% en junio) y la tasa de cobertura, en el 73%. En cuanto a la solvencia, la  ratio CET 1 fully-loaded se sitúa en el 11,34%, frente al 11,1% de finales de 2017.

Fuente: Cinco Días