Alphabet, la matriz de Google, ha sorprendido al mercado. Y esta vez para bien. Ha ganado en el primer semestre 8.947 millones de euros, más de un 31,82% más que las ganancias del mismo periodo del año anterior, cuando las cuentas sufrieron las multas por prácticas anticompetencia tanto de la Comisión Europea como de EE UU.

Pese a quedarse ligeramente por debajo de los  beneficios que pronosticaban los analistas, las ventas —el parámetro del que estaban más pendientes los analistas tras los datos del primer semestre— han ido mejor de lo augurado. Los ingresos han crecido un 19% hasta los 35.000 millones. El consenso de Bloomberg esperaba que  esta magnitud creciese un 18% ligeramente por debajo de los 30.000 millones de euros. Sus acciones se dispararon, por tanto, en la poscontratación de Wall Street un 7%.

Los ingresos por los negocios online -que incluyen el buscador y Youtube- repuntaron un 18% hasta los 24.528 millones. Mientras, los ingresos por publicidad de Google se situaron en torno a los 30.000 millones, un 16% más, mientras que los de los servicios propios de la enseña subieron un 6,4% hasta los 25.000 millones.

Fuente: Cinco Días