Agbar, primer gigante que vuelve a Barcelona tras 11 meses en Madrid

/, Actualidad Económica, Cinco Días/Agbar, primer gigante que vuelve a Barcelona tras 11 meses en Madrid

Agbar regresa con su sede social a Barcelona. Se trata del anuncio de vuelta de una de las grandes corporaciones que decidió abandonar Cataluña el año pasado, en plena crisis motivada por el referéndum ilegal de autodeterminación del 1 de octubre. El consejo de administración de SGAB (Sociedad General de Aguas de Barcelona), matriz de la gestora de aguas, ha decidido fijar de nuevo su sede social en la Ciudad Condal. Y sostiene la medida sobre la actual “estabilidad económica”, subraya la compañía participada en un 100% por Suez Environnement España, a su vez perteneciente al grupo francés Suez.

La marcha de suelo catalán se produjo “por la situación política” el 7 de octubre de 2017, cuando Agbar trasladó su domicilio social a Madrid ante el riesgo de que el entonces President, Carles Puigdemont, declarara la independencia. En el comunicado se habla ahora de normalidad económica y se elude valorar el convulso contexto político.

Agbar abandonó Cataluña en medio de una diáspora de empresas, entre las que destacaron referencias como La Caixa, Sabadell, Abertis, Gas Natural

Cataluña, según datos de la Generalitat, cerró el segundo trimestre de este año con un PIB creciente en un 3,1%. Pese a una ligera ralentización en la evolución, esta comunidad autónoma encadena 14 trimestres de incremento por encima del 3% en el PIB.

Agbar aseguró hace un año que la medida era temporal y explicó que el paso respondía a la necesidad de “preservar la seguridad jurídica de los inversionistas y la protección de los intereses de los trabajadores, clientes y proveedores”. El visual rechazo a una declaración unilateral de independencia se decidió en un consejo extreordinario celebrado en París.

Este grupo participó entonces en una diáspora de empresas, entre las que destacaron referencias como La Caixa, Sabadell, Abertis, Colonial, Gas Natural, Cellnex, Dogi y más de 4.000 pequeñas y medianas compañías. En este caso se trataba de una referencia muy apegada al terreno, como accionista de diversas operadoras del ciclo integral del agua en Cataluña. Muchas de esas filiales han mantenido allí su sede durante la tormenta política y social.

“El cambio del domicilio social no ha tenido afectación alguna al servicio que prestamos a nuestros clientes ni ha afectado a las inversiones planificadas, que se han ejecutado en los plazos previstos, reafirmando así el compromiso que el grupo mantiene históricamente con cada uno de nuestros usuarios”, ha remarcado Agbar en su nota de prensa.

Fuente: Cinco Días

2018-09-04T14:44:50+00:00