La consolidación del resultado de Abertis en las cuentas de ACS está siendo clave en este 2019 en que el objetivo de beneficio está por encima de los 1.000 millones. Al cierre de junio el resultado neto ya es de 523 millones, un 17,1% superior al de un año antes. La compañía que preside Florentino Pérez ha argumentado ante la CNMV que estas mayores ganancias sin contar con la participada catalana serían del 4%.

Abertis contribuye desde junio de 2018, dejando 26 millones de beneficio al conglomerado español en el primer semestre del pasado ejercicio. Una cifra que sube hasta los 104 millones desvelados esta tarde. La firma compartida con la italiana Atlantia luce incrementos de tráfico generalizados, con un 2,5% de mejora en su red española de autopistas, del 0,3% en Francia, las autopistas chilenas elevan un 2,2% el número de usuarios, mientras las carreteras brasileñas aportan un crecimiento del 5%. Además del crecimiento prácticamente plano en la vecina Francia, Abertis ve caer un 0,3% su tráfico en Italia.

Entre los 523 millones de beneficio neto, ACS declara mejoras en todas sus áreas de negocio. Infraestructuras (294 millones de resultado neto) aporta un 18,5% más pese a una caída del 16% en Construcción (184 millones), que se ve compensada por la citada aportación del negocio concesional (110 millones). Servicios Industriales (221 millones) mejora su resultado un 3,5%, impulsado por las inversiones en energías renovables en el mercado español y superando al negocio de la obra civil. Y Servicios eleva un 12% su beneficio.

El grupo resalta la evolución hacia una combinación de negocios “con un perfil de riesgo más equilibrado”, en la que emergen los proyectos de colaboración público-privada

La menor aportación de Construcción se debe a un incremento de los minoritarios en Hochtief, en la que ACS bajó del 71,8% al 50,4% el año pasado en el marco de la opa sobre Abertis. Excluido este efecto, el beneficio por la actividad de construcción habría rozado una evolución positiva del 5%.

Mejora del rendimiento

Los ingresos de ACS en el semestre ascendieron a 18.817 millones, con un aumento del 5,8%. La compañía crece en el volumen de facturación en mercados estratégicos como Norteamérica (47% de las ventas), Australia (19%) y España (16% del total).

El principal motor de ventas, Construcción, aporta 14.200 millones, un 6,8% más y con el 96% obtenido fuera de España. La compañía resalta la evolución hacia una combinación de negocios “con un perfil de riesgo más equilibrado”, en la que emergen los proyectos de colaboración público-privada. Este área alcanza un margen del 7,4% de ebitda sobre ventas, tras una mejora de 30 puntos básicos.

El aumento del 15,1% en el ebitda global, hasta los 1.621 millones de euros, deja el margen en el 8,6%. La mejora es de 70 puntos básicos

La cartera, de 76.502 millones, responde a una distribución geográfica similar a los ingresos, con Estados Unidos (37%), Australia (23%) y España (10%) como principales polos de actividad. La empresa destaca que su cifra contratada en Estados Unidos y Canadá creció por encima del 15% hasta junio. Por actividades, Construcción es el principal aporte de contratos por ejecutar, con 64.000 millones de euros (un 10,5% más), de los que un 96% se cosecharán fuera de España.

El aumento del 15,1% en el ebitda global, hasta los 1.621 millones de euros, deja el margen en el 8,6%. La mejora de 70 puntos básicos vuelve a tener como base la contribución de Abertis.

En el capítulo de la deuda, ACS presenta un saldo neto de 725 millones, desde los 667 millones de 12 meses atrás. Esta mayor carga se debe a la compra de la participación en Abertis por un importe neto de 1.040 millones, y a una mayor apuesta inversora por las concesiones en el campo de las energías renovables.

El mayor grupo español de infraestructuras ha pasado de unas inversiones netas de 123 millones hace un año a una posición actual de 1.008 millones. La partida principal, de 609 millones, está relacionada con los citados proyectos en energías alternativas, mientras 254 millones sirven de apoyo al negocio de Infraestructuras, principalmente a la adquisición de maquinaria.

Fuente: Cinco Días